Martes, 20 de Agosto del 2019
Publicada: 14/05/2019 18:00:56
Por:
JIT Colaborador
La MLB y el cabildeo en Washington

El presente artículo fue publicado en www.opensecrets.org bajo el título Ballard Partners logrará un gran impacto para la MLB mientras presiona a Trump para lograr un acuerdo con Cuba.

Foto: JIT Colaborador
Accesorios
Imprimir la noticia

TRAS LA decisión del gobierno de Trump de desechar un acuerdo innovador entre Cuba y la Major League Baseball (MLB), la Liga ha contratado a cabilderos con estrechos lazos con Trump.



La MLB firmó un contrato con Ballard Partners el 8 de mayo para presionar sobre «temas relacionados con la lucha contra la trata de personas». Esto es probable en referencia al acuerdo bloqueado con la Federación Cubana de Béisbol (FCB), que habría permitido a los jugadores cubanos trasladarse legalmente a Estados Unidos y evitar las defectuosas deserciones.



Brian Ballard, presidente del comité de recaudación de fondos conjunto de Trump Victory y vicepresidente del comité inaugural de Trump, trabajará con la MLB en este esfuerzo. También lo hará otro empleado de Ballard Partners, Sylvester Lukis, socio gerente de la firma y ex director asistente de la Fuerza de Tarea Cubano-Haitiana en el Departamento de Estado.



El cabildeo sobre Cuba no es nada nuevo para la MLB. Desde 2015 hasta 2018 la Liga presionó ampliamente sobre temas relacionados con el país mientras buscaba el eventual acuerdo del jugador. En los últimos tres años, la MLB fue la que más gastó en cabildeo en casi 20 años, perdiendo alrededor de 1.3 millones cada años. Sus gastos de cabildeo han tenido un fuerte comienzo en 2019, pues hasta el momento han contribuido con 310 mil dólares hasta el primer trimestre.



El frenado acuerdo cubano entre la MLB, el Sindicato de Jugadores y la FCB habría aliviado las restricciones y regulado el flujo de ciudadanos cubanos que buscan jugar en la MLB. Antes del Acuerdo, los jugadores cubanos que intentaban llegar a Estados Unidos debían desertar, a menudo en un escenario peligroso en que los atletas estrellas estaban sujetos a los caprichos de los traficantes de personas.



Según un comunicado de prensa de la MLB, 19 jugadores cubanos estaban en las listas del Día de Apertura de los equipos en 2019, el tercer país internacional más grande representado. 



Uno de los ejemplos más recientes y dramáticos de los desgarradores viajes a América fue la deserción del actual jardinero estrella de los Rojos de Cincinnati Yasiel Puig, en 2012. El bateador enfrentó amenazas de muerte y su viaje lo conectó con miembros de un infame y violento cartel de la droga.



Como parte del acercamiento del gobierno de Obama, la Liga pasó tres años negociando el Acuerdo que habría requerido que los equipos estadounidenses pagaran una tasa de liberación a la FCB por cada jugador que firmara. El Departamento del Tesoro de la era de Obama dictaminó que la FCB no era parte del gobierno cubano.



En el momento del Acuerdo, los actuales y ex jugadores de MLB nacidos en Cuba elogiaron el trato. Uno de los más reconocidos, el lanzador del Salón de la Fama Luis Tiant, lo calificó como «un día muy feliz por el gran juego que compartimos».



La administración de Trump revirtió la decisión el 8 de abril. En una carta a la MLB, el Departamento del Tesoro dijo que ahora considera que la FCB es parte del gobierno cubano, convirtiendo cualquier pago a la liga de béisbol como un pago al gobierno cubano y una violación de las sanciones.



El Acuerdo enfrentó una intensa oposición de algunos republicanos prominentes. El senador Marco Rubio, cuyos padres son inmigrantes cubanos, se manifestó abiertamente en contra, calificándolo de “farsa” y prometiendo en diciembre de 2018 trabajar para anularlo. Rubio también es una de las voces principales en oponerse al presidente venezolano Nicolás Maduro.



Elliot Abrams, un controvertido funcionario de la administración Reagan y actual Representante Especial de los EE.UU. para Venezuela, publicó un artículo de opinión en diciembre de 2018 en que dice «la FCB es, como todo lo demás en Cuba, una pata de gato para el régimen».



La estrecha relación de Cuba con Venezuela ha contribuido al creciente enfriamiento de la administración en las relaciones con la nación isleña. Recientemente, los funcionarios estadounidenses acusaron a Cuba de colocar tropas militares en Venezuela. Algunos incluso sugirieron que el acuerdo de la MLB con la FCB proporcionaría apoyo monetario a Venezuela. 



El asesor de seguridad nacional, John Bolton, tuiteó su oposición en abril, caracterizando el acuerdo como «habilitar el apoyo del régimen cubano a Maduro en Venezuela».



Ballard Partners ha encontrado una creciente influencia en el Washington de Trump, ya que la firma está llena de personas de la órbita del presidente.



En los primeros dos años de la administración de Trump los contratos de cabildeo de la empresa se dispararon de 9.8 millones en 2017 a 18.3 millones en 2018. Hasta el primer trimestre de 2019 se recaudaron 4.2 millones de los clientes.



La MLB, la Asociación de Jugadores de la MLB y el Departamento del Tesoro no respondieron las solicitudes de comentarios en el momento de esta publicación.



Nota del editor: El material fue publicado el lunes 13 de mayo en la web del Centro para la Política Sensible. Su autor es Raymond Arke, joven graduado en ciencias políticas en la Universidad de Duquesne. Hace referencia, sin acuñarlas, a varias de las calumnias que JIT ha ayudado a desmontar en las últimas semanas. Lo publicamos para hacer notar la vigencia del tema en el contexto estadounidense.  

 
 
Juego de las Estrellas
 
© 2004 - 2019. BeisSoft v10.1.1 y - CINID. Todos los derechos reservados