Martes, 21 de Enero del 2020
Publicada: 10/02/2007
Béisbol
Emilio Sabourín del Villar: Inolvidable precursor
Su desempeño abarcó mucho más que el simple hecho de figurar entre los introductores del deporte de las bolas y los strikes en el territorio cubano.
Accesorios
Imprimir la noticia

MUCHOS fueron los peloteros que en la alborada beisbolera cubana del siglo XIX contribuyeron a darle brillantez a este pasatiempo de origen estadounidense, por lo que resultaría prácticamente imposible mencionarlos a todos.
Los nombres de Esteban Bellán, Emilio Sabourín, José de la Caridad Méndez, Adolfo Luque, Miguel Angel González, Armando Marsans, Rafael Almeida, Alejandro Oms, Martín Dihigo, entre otros, simbolizan aquellas primeras generaciones de virtuosos en los diamantes nacionales y foráneos.
Sin embargo, el desempeño de Emilio Sabourín del Villar abarcó mucho más que el simple hecho de figurar entre los introductores del deporte de las bolas y los strikes en el territorio cubano.
Cuando los equipos Habana y Matanzas celebraron el primer desafío de exhibición, el 27 de diciembre de 1874, entre los integrantes de la nómina habanista apareció Sabourín como defensor del jardín izquierdo.
Dicho encuentro fue celebrado en terrenos de la finca Palmar de Junco, nombrada así por encontrarse enclavada en la llanura matancera de similar nombre y donde en la actualidad se localiza el barrio de Pueblo Nuevo.
Sabourín, nacido el 5 de septiembre de 1853, en la barriada habanera del Vedado, también participó en la nueva versión del conjunto habanero durante la inauguración del primer campeonato oficial, llevada a cabo en la capital cubana, el 29 de diciembre de 1878.
Tras concluir ocho campañas bajo la misma franela, recibió la encomienda de dirigir el propio Habana y alcanzó los gallardetes en las temporadas de 1888-1889, 1889-1890 y 1891-1892.
Además de cumplir a cabalidad en las dos funciones competitivas, Sabourín hacía tiempo era un firme defensor de la gesta independentista iniciada en la manigua redentora por Carlos Manuel de Céspedes, en el ingenio La Demajagua, el 10 de Octubre de 1868.
La absoluta entrega a esa causa lo llevó a utilizar los distintos choques en los cuales participaban los habanistas para recaudar fondos destinados a la compra de armamentos y municiones.
Su actividad interesó a otros jugadores y el aporte llegó a considerarse muy importante, tanto por la cuantía económica como por la desinteresada participación de numerosos peloteros patriotas.
Dicha iniciativa trascendió el ámbito del campeonato local, pues otros jóvenes, miembros de la colonia de cubanos emigrados en Cayo Hueso, Florida, organizaron el club Cuba con idéntica finalidad.
Sabourín fue detenido el 15 de diciembre de 1895 bajo la acusación de conspiración y enviado a la fortaleza militar de La Cabaña. Posteriormente lo deportaron al presidio africano de Ceuta, donde falleció de pulmonía el 5 de julio de 1897.
El patriota cubano Juan Gualberto Gómez presenció, en calidad de compañero de reclusión, la agonía del valiente pelotero y en posterior crónica rememoró:
"Asistí a su agonía y nunca se borrará de mi mente el triste pero viril espectáculo del fin de ese hombre de alma estoica y corazón tierno…
En el inmenso, a la par que inmundo, salón del Departamento que en el Castillo del Hacho tenía el Presidio de Ceuta, estábamos hacinados varios centenares de presos políticos cubanos, junto con otros centenares de presos comunes españoles, relató Gómez.
"Y lo recuerdo todavía con sincera emoción. Me llamó, me tomó una mano entre las suyas y me dijo: "Juan esto se acaba y… pronto".
Pocas horas después expiraba. Yo conocí poco de su vida anterior. Lo ví por primera vez en el Presidio de Ceuta. Así es que no puedo asegurar que el juicio que de él formé fuera irrevocable por lo exacto y completo, señaló Gómez.
Pero es cierto que me dejó la impresión de un hombre de alma sana, de carácter jovial, inclinado a las dulzuras de la vida; pero al mismo tiempo muy capaz de echar sobre sus hombros los más graves, sanos y austeros deberes de la existencia.
Y más que todo, me dejó el convencimiento de que había amado entrañablemente, y casi por igual, estas tres cosas: el Béisbol, su Familia y la Patria.
Se de algunos glorificados por la
married and want to cheat black women white men why do husbands cheat
married and want to cheat reasons why women cheat why do husbands cheat
click here why wives cheat on husbands wife cheated
click here why wives cheat on husbands wife cheated
all wives cheat reasons women cheat why do husbands cheat
My husband cheated on me how many women cheat women love to cheat
lilly coupons for cialis outbackuav.com prescription drug cards
how much does an abortion pill cost read abortion clinics in baltimore
abortion pill abortion pill abortion pill
 
 
Juego de las Estrellas
 
© 2004 - 2020. BeisSoft v10.1.1 y - CINID. Todos los derechos reservados