Domingo, 19 de Enero del 2020
Publicada: 06/09/2005
XXXVI Copa Mundial
Un botón de muestra
SOLO tres días de actividad no bastan para enjuiciar a un torneo de más de dos semanas de duración, en el cual intervienen selecciones procedentes de 18 naciones representativas de los cinco continentes, pero al menos se pueden tomar como un botón de muestra. Y a eso vamos en estas apretadas y sintéticas líneas.
Accesorios
Imprimir la noticia

Por Sigfredo Barros, Especial para JIT
SOLO tres días de actividad no bastan para enjuiciar a un torneo de más de dos semanas de duración, en el cual intervienen selecciones procedentes de 18 naciones representativas de los cinco continentes, pero al menos se pueden tomar como un botón de muestra. Y a eso vamos en estas apretadas y sintéticas líneas.
Como es lógico, el equipo Cuba sería nuestra primera prioridad, no únicamente por ser el nuestro, sino también por el enorme respeto que sienten por él todos los seguidores de este apasionante deporte. Aquí, en esta ciudad-puerto cuna del béisbol holandés, todas las entradas para el choque entre criollos y anfitriones —señalado para el venidero domingo— ya están vendidas.
Después de un partido de puro trámite versus Sudáfrica, el escuadrón dirigido por Higinio Vélez se enfrentó a un Panamá que no es el mismo que vimos en la triangular del mes pasado. Le entraron un veterano como Earl Agnoly, su torpedero regular Cristóbal Garibaldo y un bateador de fuerza como Jonathan Vega. Con ellos cayeron ante el subcampeón olímpico, Australia, 4-2 en un juegazo y luego vencieron a los sudcoreanos.
Y consiguieron poner en aprietos durante cinco innings a la representación cubana, superándola 2-0, con cuadrangular de Agnoly ante el novato Yunieski Maya y pitcheo de un hombre que en Cuba fue bateado libremente, Abraham Atencio, esta vez agigantado en el box, sin regalar boletos y dejando a cuatro con el madero al hombro.
Fue aquí donde se demostró que, a pesar de su juventud, la selección nacional tiene nervios suficientes y confianza extrema en su fuerza para resolver una situación, por muy difícil que sea.
Primero la experiencia de Paret y Lazo (su velocidad y la slider estrucaron a ocho panameños en 5 un tercio) y más tarde la prestancia de ánimo de Cepeda para remolcar las del triunfo con un metrallazo.
Digan lo que digan, es bueno que esto suceda, que un rival aparentemente débil o inferior presente batalla para comprender que este evento no será el clásico paseo por el Prado sino, por el contrario, constituye un largo camino, erizado de obstáculos, preñado de dificultades. Panamá no es Suecia ni la República Checa, juega béisbol hace décadas y el haber estado en nuestro país topando los mejoró ostensiblemente. Recuerden que es el subcampeón mundial.
HOLANDA, CRECIDA
Los dos primeros partidos no servían para valorar a los holandeses, pues la RP China y los checos son, a todas luces, enemigos poco calificados. Pero ante Sudcorea —que ya es otra cosa muy distinta— los anfitriones demostraron que se prepararon para la lid. Rey Vicente Anglada, presente en las gradas analizando cada detalle, expresó lo siguiente: «Han mejorado mucho, sacan el bate rápido y tácticamente se comportan con acierto, tiran bien a las bases, hacen las asistencias a tiempo. Sin duda clasificarán para la etapa de cuartos de finales y se le pueden atravesar a cualquiera si mejoran el pitcheo».
NICARAGUA, LA SORPRESA
Enormes han sido las críticas dispensadas por la prensa nicaragüense al equipo pinolero, cuya preparación antes de llegar aquí dejó mucho que desear. Pero dejaron con las ganas a uno de los fuertes y subcampeón olímpico, Australia, con el pitcheo combinado de un desconocido —el moreno costeño Devorn Hansack, autor de ocho ponches en 6 y 2 tercios— y un veterano como el zurdo Oswaldo Mairena y el jonrón del receptor Marlon Abea.
Pero más que el detalle técnico, hay otro sumamente importante, revelado por Nelson Díaz, árbitro de home en ese partido: «Le he trabajado a los nicaragüenses en muchos juegos. Pero, por primera vez, nadie protestó nada, ni siquiera un conteo, a pesar de que se tomaron una docena de ponches». El porqué de esta actitud tiene un nombre, el mentor cubano Jorge Fuentes, para el cual la disciplina es condición sine qua non de todo triunfo. El único director de equipo dos veces campeón olímpico pudiera sacarle mucho a este conjunto.
Del resto es poco lo que se puede decir.
all women cheat find an affair how many people cheat
married and want to cheat reasons why women cheat why do husbands cheat
cheats my boyfriend cheated on me with my mom reason women cheat
cheats how to catch a cheat reason women cheat
cheats how to catch a cheat reason women cheat
natural abortion pill home abortion methods medical abortion pill online
I cheated on my wife read here women looking to cheat
reasons married men cheat click love affairs with married men
lilly cialis coupon go prescription card discount
cialis coupon cialis coupon cialis coupon
 
 
Juego de las Estrellas
 
© 2004 - 2020. BeisSoft v10.1.1 y - CINID. Todos los derechos reservados